Desastre Navideño

‘¡Ha venido el Grinch!’



¡¡Buenas escapistas!!

Hoy os traemos una review navideña que hace tiempo que probamos, por separado, los cuatro Riders con nuestras respectivas familias. 

Los chicos de Pandora Room se encuentran cerca de la madrileña plaza de toros de Las Ventas, muy bien comunicados en transporte público. Esta, según nos contaron entonces, es su primera sala, con temática temporal y más clásica, mientras preparan una segunda de carácter más tecnológico y mayor dificultad (a día de hoy ya se han estrenado con ella: El test de Turing). 

En nuestro caso, aprovechando el tema y la referencia de nuestros compis de que era asequible, nos atrevimos a llevar a nuestra mini-Rider. No se si os pasa a vosotros, papis escapistas, pero nosotros nos debatimos en ocasiones entre ‘escapar’ de nuestra faceta de padres o compartir nuestro vicio con la enana…

Así que allí llegamos, dispuestos ante todo a pasarlo bien y disfrutar del desarrollo de la sala con el apoyo que fuera necesario (dejando la dignidad fuera como suelo decir, jeje). 

El caso es que nos encontramos ante un desastre navideño en toda regla, porque el Grinch ha escondido los regalos de la familia en un día de Navidad, y tenemos que recuperarlos antes de que se despierten.

Como veis, la temática es completamente apta para el público infantil, hasta el punto de que están teniendo muchas visitas de cumpleaños y grupos escolares varios para que los propios niños se enfrenten a los enigmas. 

Aunque no fue nuestro caso, nos parece un detalle curioso y muy meritorio el que adapten la sala de tal manera que las pruebas cambien según el público, pensando especialmente en los peques. Así, sí el grupo es numeroso, meten más enigmas; y si son varios niños, las pruebas cambian y se ponen a su nivel. 

Y cómo nos fue a nosotros? Pues teniendo en cuenta que la única manera de controlar a nuestra pequeña destructora es involucrarla en la tarea, conseguimos nuestro objetivo con relativa facilidad (vamos, que pudimos distraerla más con el juego que con apropiarse y desenvolver los regalos encontrados… aunque ganas no le faltaron, ejem). 

Nuestro Game Master estuvo muy atento, echando un cable y centrándonos cuando hacía falta, o bien cuando la mini Rider pedía pista a lo ‘Gran Hermano’, divertidisima por pedirlas al aire y recibir contestación. 

A destacar, que nos encontramos ante todo con una sala clásica, de ambientación sencilla, en la que solo encontraréis candados y de dificultad bastante asequible. Sin embargo, algunos candados son originales, y la resolución de los mismos resulta bastante dinámica y original en algunos de ellos, no haciéndose tedioso el ir buscando combinación para cada uno. 

Vamos con la puntuación (sobre 5):

Desastre Navideño
Game Master
Ambientación
Enigmas
Originalidad
Tecnología
Dificultad


En resumen, la consideramos una sala TRAINING (2/5), apta para principiantes  y público infantil (avisad si lleváis varios niños y queréis que os adapten los juegos a ellos). Siendo para adultos, podría bastar con 2-3 personas, especialmente si tenéis experiencia. 



De todos modos, queremos señalar que la categoría que le otorgamos a esta sala en este caso no desmerece el buen rato que pasamos y el recuerdo que tenemos. De hecho, hasta la fecha, es la preferida por la mini Rider (hemos abierto una nueva sección en el blog con el ranking infantil jeje), ya que es en la que más colaboró y de temática más apropiada posiblemente. 

Con esto queremos recordar, acerca de nuestras opiniones en el blog y redes:
  • Que son absolutamente subjetivas. 
  • Que valoramos enormemente el trabajo que hay detrás de una sala. 
  • Que tenemos que crear un sistema (ranking) que destaque aquellas experiencias más redondas, según nuestro gusto, y eso indiscutiblemente deja otras al final de la lista. 
  • Que lo que para nosotros, a estas alturas (más de 30 y 50 salas hechas, respectivamente, dentro del equipo), resulta TRAINING (más básica o demasiado sencilla, para entrenarse), para otros puede ser un bautizo estupendo en este mundo, o bien una forma de disfrutar con la familia o amigos, igual que en otras salas de supuesta mejor reputación. 


Porque, ante todo, nos gusta jugar y escapar, ¿no?

Y a vosotros, ¿qué os gusta encontrar en un escape room? ¿Cómo conciliáis vuestra faceta de escapistas con la de papis? ¡Somos todo oídos!

¡¡Hasta la próxima escapistas!! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Misterio de la Calavera de Cristal

Holmes vs. Moriarty

Ámbar. La Visita