Madn3ss in Wond3rland



“¡Cómeme!”



¡Buenas, escapistas!

Parece que en el último año va multiplicándose la apertura de salas de escape en Madrid, y con esto nuestras ganas de probarlas todas. Hoy os hablamos de una de ellas, The Riddle Society, que lleva unos meses en funcionamiento y se ha centrado en dos temáticas muy sugerentes: Alicia en el País de las Maravillas (Madness in Wonderland) y Los Goonies (El tesoro de Guille el Tuerto).

Pues el caso es que nos habían recomendado esta segunda para hacerla en grupo más grande (de eso os hablaremos otro día), y nosotros no queríamos desperdiciar la ocasión de probar su otra sala, más clásica, con nuestra mini Rider (qué atrevimiento el nuestro, buf).

Después de consultar con los dueños, muy amables, que como otras veces en estos casos nos recordaron que los enigmas eran para adultos, nos dijeron que podíamos ir sin problemas con ella y no la contaron como jugador (aspecto que puede parecer tonto, pero a la hora de pagar por un miembro que no colabora, sino boicotea… pues nos parece un detalle).

Así que allí nos presentamos, dos papis escapistas intentando ejercer de padres y roomers a la vez (¡qué difícil se nos hace a veces!). Tuvimos que dar unas cuantas vueltas para aparcar (zona de Antonio López); aunque es complicado, hay un par de parkings públicos por la zona.

Una vez dentro, y tras pasar brevemente por el recibidor (algo pequeño pero bien decorado), nos dieron las instrucciones básicas y algunos datos más en la propia sala (esto nos gusta menos porque rompe el factor sorpresa, pero al ir con la peque no nos importó).

El caso es que la Reina de Corazones ha perdido su corona; con el mal humor que tiene, nos urge encontrarla, a través de los 14 candados que tiene la habitación, o de lo contrario rodarán nuestras cabezas…

Así que, tras una breve introducción en vídeo, nos pusimos al lío, disfrutando cada detalle en esta sala de fabricación artesanal: hay que destacar el impacto visual inicial por la recreación del mundo de Alicia en el País de las Maravillas, con muchos detalles bonitos a la par que simpáticos. A nuestra enana le encantaron.

Y hablando de nuestro pequeño monstruito… ¿cómo nos fue? Pues resolvimos los primeros pasos como otras veces, muy fluidos y bien encaminados (hay bastante linealidad). A la par que las pistas por pantalla, tenemos un sistema muy original de auto-gestión de la dificultad de la sala que nos gustó mucho (aunque tal vez deberíamos haberlo usado más, snif). La Game Master estuvo impecable, muy atenta a nuestro juego, permitiéndonos pensar a la vez que orientándonos sin desvelar la solución cuando hacía falta.

Hay mucho trabajo, que en principio no es obvio pero se va ampliando según avanzas: bastantes candados y rincones donde rebuscar y relacionar pistas, a la par que juego en paralelo que va quedando para el final. En resumen, es una sala dinámica y hay que estar centrado, ya que es un juego de dificultad alta (si no utilizas ninguna pista).

Y ahí llegó el momento en que perdimos a nuestra mini escapista, convertida en boicoteadora… Y es que en nuestro caso, y suponemos que en el de otros niños pequeños o “moviditos”, es difícil conseguir que mantengan la atención durante tanto tiempo (sobre todo cuando dejas de hacerles caso para pensar un poco).

Al dejar de estar implicada y centrarse en jugar a su manera, el caos empezó a apoderarse de nosotros y perdimos el ritmo y concentración, así que no pudo ser (pese a los minutos extras que conseguimos y los que nos regalaron de más jeje). Pero somos cabezotas, y lo intentaremos de nuevo. Eso sí, teniendo claro que además de una ambientación apropiada, la dificultad de las pruebas es un factor importante, además de nuestra continua supervisión claro.

De todos modos, nos parece que esta sala puede ser una buena alternativa para escapar en familia. Eso sí, con niños más tranquilos o mayores (la nuestra tiene sólo 7 años y es muy activa). A partir de 10-12 años puede gustarles y participar más en el juego.

Y vamos con la puntuación (sobre 5):

Madn3ss in Wond3rland
Game Master
Ambientación
Enigmas
Originalidad
Tecnología
Dificultad

En resumen, es una sala BUENA (3/5), de corte clásico, con una bonita ambientación y dificultad modulable. Tal vez la recomendaríamos más para principiantes o jugadores que lleven menos salas o gusten del corte clásico de candados; también para fans del mundo de Alicia o para un buen rato en familia. Si tenéis cierta experiencia, resultará más cómoda de hacer con 2-3 personas, por las pruebas (linealidad) y espacios.

Por último, como detalles a mejorar:
  • Sabemos que esto es complicado por el escaso espacio del que se dispone en recepción, pero preferimos que nos expliquen todo fuera y descubrir la sala por nosotros mismos. Incluso el vídeo inicial nos gusta, si hay alguna manera, verlo fuera para ya entrar con las pilas puestas.
  • Ya puestos, aprovechando que el mundo de fantasía lo sugiere, un recibimiento o briefing con cierto atrezzo de la peli, o con algo de teatralización, podría sumar muchos puntos a la experiencia. 
  • Y por último, una prueba en concreto (que acababan de instalar) nos llevó bastante tiempo y nos resultó algo confusa, no sólo para su ejecución, sino por la lógica de jugarla o no. No sabemos si fue fallo nuestro por el caos infantil que llevábamos encima, más los calores de ciertos espacios (ay, el verano madrileño). Pero algo más de orientación en esa parte se agradecería (además de refrigeración). 

De todos modos, nos quedamos con el cariño y esmero con el que han construido cada detalle y referencia a la película original, y con el buen trato recibido.

Y a vosotros, ¿os gusta escapar en familia? ¿Qué experiencias tenéis?

¡Hasta la próxima escapistas!



Comentarios

Entradas populares de este blog

El Misterio de la Calavera de Cristal

Holmes vs. Moriarty

Ámbar. La Visita